Si los viajes te matan… ¡Moviliza tu espalda!

 

Si los viajes te matan… ¡Moviliza tu espalda!

Llega el período vacacional más esperado para todo el mundo, las merecidas vacaciones. Se nos presenta la ocasión de cambiar de actividad, de la rutina diaria tan estresante. Preparamos nuestro viaje con ilusión, cargamos nuestras maletas, mochilas y hacemos realidad nuestro deseo de dejar las obligaciones atrás.

Nuestro viaje placentero comienza con energía, y a veces ocurre que durante un viaje más largo de lo habitual  o ya al regreso de tu aventura, nos encontramos con… ¿Dolor de espalda?

-¿Por qué a mí, si entreno con regularidad en el gimnasio? Se pregunta más de algún usuario fitness.

Ante dicha interrogativa yo suelo explicar que hay muchos factores pueden afectar a las molestias lumbares o de cuello, fuera de la rutina diaria laboral.

1 Durante los viajes, tenemos muchas horas de trayecto sentados,  poco tiempo para cambiar la postura, y escasas paradas donde  estiramos levemente las piernas y volvemos a sentarnos para tomar algo. Sin comentar ya que si conduces, estar pendiente del tráfico de la carretera, acumula tensión mental  que somatizamos en todo el cuerpo.

2 En nuestros alojamientos temporales cambiamos nuestro lugar de descanso, ni todas las almohadas son iguales, ni los colchones se parecen a los de nuestro hogar. Si optas, por la vida en aventura y duermes a ras de suelo, hábito no propio de nuestro ámbito geográfico, la naturaleza va a poner a prueba tu capacidad de resistir la dureza del terreno.

3 Por último, añadimos el transporte de equipaje de forma desequilibrada, elevación de maletas y/o hacer actividades de aventura más intensas de lo habitual.

Como consecuencia a estos tres factores, nos encontramos que un dolor lumbar y/o cervical nos molesta durante el viaje, o reaparece un dolor tipo ciática con el que no contábamos como compañero de viaje o como souvenir de nuestras amadas vacaciones.

Antes de que aparezcan las molestias grandes de tu musculatura posterior…

¡Moviliza tu espalda!

1 Planifica tu viaje para hacer paradas cada hora y media, si vas en coche, o ponte de pie cada ese intervalo de tiempo si tu medio de transporte te lo permite. Cuando bajes del vehículo, redondea  tu espalda como un gato enfadado y estira cara anterior-posterior de la pierna, y glúteo.

2 Fortalece tu centro corporal al menos 2 veces por semana y establece una rutina de 2-3 ejercicios de estiramiento cervical, dorsal y lumbar a diario al acostarte y levantarte.

3 Acerca el objeto pesado a tu centro corporal  USA LA FLEXIÓN DE PIERNAS para coger, elevar o impulsar un elemento; recurre a la ayuda de otra persona en caso mover un peso excesivamente mayor a lo que habitualmente eres capaz de coger.

Que tu recuerdo de las vacaciones no sea la de un molesto dolor de espalda.

 

¡Actúa! Tu cuerpo y tu mente te lo agradecerán.

 

     

Rosa F. Montalbán (Técnico OKMAS Córdoba)