TABACO Y DEPORTE

TABACO Y DEPORTE

El tabaco es una de las adicciones que más dañan a nuestro organismo y el principal componente que más ayuda es la nicotina, una sustancia que en principio solo sirve para calmar la ansiedad de forma engañosa y no nos va a aportar nada bueno.

Según datos de la organización mundial de la salud más de cinco millones de personas mueren al año por consumir  tabaco, sin contar que la calidad de vida de dichas personas se puede ver deteriorada  y acortada entre 10 y quince años respecto a un no fumador. También recordar que una persona que conviva con un fumador se puede ver también seriamente afectada (fumador pasivo).

El tabaquismo es la principal causa de cáncer de pulmón, laringe, órganos digestivos y aparato urinario y afecta a la mucosa oral a causa del calor que desprende el cigarrillo. Las enfermedades del corazón van muy ligadas al fumador y hace que estas personas sean menos inmunes a las infecciones.

Otro factor muy importante son los hijos de personas fumadoras, según la organización Mundial de la salud tienen el 70% de posibilidades de ser hospitalizados por enfermedades respiratoria y también si la madre es fumadora de todos es sabido que el bebe suele nacer con falta de peso y más pequeño.

Dicho esto la práctica de deporte ayuda a mejorar la salud pero combinada con tabaco no se conseguirá. Habrá que tener en cuenta que un deportista fumador tendrá la capacidad pulmonar más pequeña con lo que aparecerá en mayor medida la fatiga, tos, pérdida de apetito, arritmias… Y el rendimiento será menor.

El tabaco es malo para cualquier persona pero llama la atención que un deportista que se cuide fume, para rendir hay que tener un buen sistema cardiopulmonar y el tabaco para eso es contraproducente.

Puede que pasen años y no notes que te afecte pero el daño se va acumulando y es malo en cualquier deporte que uno practique. Acelera los procesos de arterioesclerosis, merma la capacidad respiratoria, tienes más riesgo a padecer cáncer…

Los fumadores al necesitar más oxigeno mientras practican deporte que un no fumador pueden sufrir alguna afección más peligrosa como daños a nivel coronario o pulmonar. Otra parte fundamental en la que fumar perjudica seriamente a un deportista es en los músculos, estos tienden a ser más lentos  a la hora de recuperarse tras una actividad física y tienen una pérdida de masa muscular por un componente del cigarrillo que lo produce.

Es muy importante que al menos si fumas y haces deporte procures no fumar  tres horas antes ni después, si no se cumple esto al menos se producirá una vasoconstricción en las arterias que impedirá una buena circulación.

Un tema importante es la imagen que puede dar un deportista fumador, el mensaje es horrible, fumar es de las peores cosas que hay para la salud y aunque está claro que si eres deportista fumar no debería ir contigo, hay deportistas conocidos que sabemos que fuman y a la larga les ha pasado factura, un caso muy conocido fue el de Johan Cruyff futbolista y entrenador reconocido que perdió la batalla del cáncer a consecuencia del tabaco. Si quieres unas buenas arterias, piel, huesos….

En definitiva un buen aspecto, buena salud y no echarte años encima no deberías fumar.

De todos es sabido que toda adicción cuesta dejarla y el tabaco es una de las adicciones que más cuesta pero todo en esta vida es proponérselo y si de verdad lo deseas con fuerza de voluntad lo conseguirás.

Un solo cigarrillo es suficiente para que notemos como afecta a nuestro organismo y rendimiento así que no te pienses, definitivamente chándal y tabaco no hacen buenas migas y lo más saludable es tomar el camino de la salud y el tabaco ni probarlo.

 

 

Eva María Langa García  (Técnico OKMAS Córdoba)