Vacaciones deportivas en la ciudad

Vacaciones deportivas en la ciudad

Una de las mejores excusas para no hacer actividad física durante el período estival, suele ser el aumento de las temperaturas.

¿Realmente pensáis que la única actividad física que se puede hacer es estar bajo la sombra de un árbol junto a la piscina y con la nevera llena de bebidas frías?

Puede que sea parte de las actividades que se pueden hacer durante el verano, pero no la única.

¡No hay más excusas! Aquí tienes un listado de actividades físicas de interior y exterior para hacer actividades físicas en la ciudad.

Si eres de interior:

Las actividades físicas en centros deportivos suelen ser variadas y de todas las intensidades. Combina entrenamientos de fuerza, intensidad y cardiovasculares, con propuestas de movimientos más lentos, aquellos días que apriete el calor. Puedes situarlos entre días de esfuerzo o finalizando las sesiones.

Tal vez sea el momento de darle un cambio a la rutina e integrar ejercicios que fomenten la elasticidad, la flexibilidad, la coordinación, la concentración, el control del centro corporal y la memoria con movimientos coreográficos. El yoga, el tai-chi, el pilates suelo o con elementos, y las combinaciones coreográficas de las tres reúnen esas cualidades.

Si eres de exterior:

Elige las horas más tempranas para las más activas y el anochecer para las más lúdicas y además decide si es en compañía o en solitario. Lleva agua o bebida isotónica fresca.

Para los “singles”:

-Circuitos de alta intensidad: coge material y vete a un parque para hacer  circuitos, combina ejercicios de agilidad, rapidez y explosividad, en media hora estará tu cuerpo con una buena sensación de trabajo. Utiliza balones, conos, cuerdas de saltar, escaleras de pliometría.

-Parkour en la ciudad: tras un calentamiento realiza ejercicios de salto y acrobáticos que impliquen mover todo tu cuerpo, infórmate si hay una zona específica para ello, aprovecha para hacer abdominales y ejercicios con tu propio cuerpo de mantenimiento.

-Carreras o trotes nocturnos: con media hora y en días alternos puedes mantener tu corazón sano y tu tono muscular de tren inferior acondicionado.

-Marchas nocturnas o matinales: si no eres de correr, realiza una actividad e marcha a un ritmo rápido que puedas hablar sin jadear durante una hora.

En compañía, diviértete como un niño, los tengas o no:

-Con material didáctico: ejercicios con malabares, fresbee (partidos de Ultimate), cariocas..

-con material deportivo: retoma el patinaje, paseos en bicicleta nocturnos, frontón, baloncesto con  canasta portátil, futbol hierba con  porterías portátiles, pin pon..

Tú decides, la ciudad no te va a poner los límites.

 

 

 

Rosa F. Montalbán (Técnico OKMAS Córdoba)