Previene el dolor en las articulaciones hidratándote bien

Beber suficiente agua cada día influye en la salud de tus articulaciones. Esta parte de tu cuerpo es delicada y te puede doler por artritis, deshidratación crónica, gota o gripe. Aumentar el consumo de agua y de complementos vitamínicos ayuda a combatir el dolor en las articulaciones.
Imagina las articulaciones como las bisagras que juntan los huesos: cubren la superficie del hueso para evitar que estos se rocen directamente y se desgasten. El líquido sinovial, por su parte, llena también el espacio entre los huesos y proporciona los alimentos a la articulación y el cartílago. 
Una articulación sana y bien nutrida se mueve sin dolor, pero a veces una lesión o la acumulación de cristales de ácido producen un dolor agudo que repercute en nuestros movimientos. Con el afán de evitar el dolor en las articulaciones, realizamos cargas inapropiadas en otros músculos y órganos del cuerpo; a la larga, también los afectamos. Entramos en un círculo vicioso difícil de romper.

Importancia de la hidratación para evitar el dolor las articulaciones
Un organismo bien hidratado disfruta de las siguientes ventajas:
• El agua mantiene un volumen adecuado de sangre y los nutrientes llegan a las articulaciones.
• Las articulaciones son como esponjas que absorben sustancias en medio acuoso para hacer sus funciones.
• El agua también permite que las articulaciones eliminen las sustancias tóxicas.
Por desgracia, la capacidad de sentir sed puede retrasarse con respecto a la necesidad de agua. Es entonces cuando tenemos un problema de deshidratación. Por eso, es importante beber pequeños sorbos de agua, incluso si no sentimos sed. En especial cuando hacemos tareas que nos hacen sudar.
Para los deportistas es recomendable beber un vaso de agua antes del entrenamiento y que le sirva de reserva a la hora de enfriarse. El sudor es un mecanismo de eliminación de toxinas y de control de la temperatura corporal.
Cantidades recomendadas de agua
La cantidad exacta depende de tu edad, peso, estatura, actividades que realizas cada día, horas de sueño, etc… A más actividad física y mental, mayor requerimiento de agua para tu organismo.
Si observas tu orina, esta puede servirte de indicador en relación a tu nivel de hidratación. Un adulto debe hacer al día entre 4 y 6 micciones. La orina ha de tener un color amarillo claro, y transparente.

Alertas en relación al dolor en las articulaciones:

Los deportistas tienen las articulaciones bastante castigadas producto del ejercicio. Si tienes una predisposición genética a ciertas enfermedades en las articulaciones, tu vulnerabilidad aumenta. Por ello debes estar atento a la más mínima molestia en las rodillas, codos, tobillos, hombros y muñecas. Un problema detectado y tratado a tiempo, evita patologías crónicas de difícil solución.
Por desgracia, asumimos que el dolor en las articulaciones a partir de cierta edad es normal, pero no tiene porqué. La edad influye pero siempre podemos tomar medidas, como beber agua, por ejemplo.
Además las exigencias crecientes durante los entrenamientos y el aumento de las prácticas deportivas intensas (iron man, triatlón, maratones) hacen más comunes las dolencias en las articulaciones incluso entre los deportistas jóvenes.
No solo el agua ayuda en estas lesiones, una alimentación adecuada y el consumo de suplementos previene problemas en las articulaciones.

Dime qué deporte practicas y te diré cuáles articulaciones te duelen
Las lesiones crónicas en las articulares más frecuentes entre los deportistas son las tendinitis (afectan a los tendones), las condromalacias (que afectan al cartílago) y la artrosis u osteoartritis (desgastes en los cartílagos).
Según el deporte es frecuente un tipo de lesión específica. Por ejemplo:
• En saltadores, jugadores de baloncesto o voleibol es común la condromalacia del rotuliano y la tendinopatía del tendón rotuliano (rodilla de saltador o bailarín).
• Entre los que practican tenis, seguro has oído hablar del codo de tenista. Es la lesión de epicondilitis lateral. También tenemos el codo de golfista, beisbolista o lanzador de jabalina que es una epicondilitis media.
A más actividad física y mental, mayor requerimiento de #agua para tu organismo.
• Para los corredores de maratones y media maratones (distancias largas) su lesión más frecuente es el síndrome de la cintilla ileotibial, conocida como rodilla del corredor.
• Los futbolistas se destrozan los tobillos. Es característico en ellos el tobillo de futbolista que es el síndrome del pinzamiento anterior del tobillo.
Generalmente las lesiones en las articulaciones de los deportistas son muy dolorosas, difíciles de erradicar y persistentes en el tiempo y además pasan factura cuando los deportistas llegan a edades muy adultas.
La dieta también es importante para evitar el dolor en las articulaciones
Un deportista que cuida de sus articulaciones lleva una dieta rica en alimentos antioxidantes y antiinflamatorios. Por su importante contribución en la síntesis del colágeno, una proteína que se encuentra en abundancia en los cartílagos y tendones es la vitamina C; que además ofrece flexibilidad a las articulaciones. Algunos de los alimentos más ricos en vitamina C son los fresones, el perejil, los cítricos y los kiwis.
Para garantizar correctos volúmenes de sustancias antioxidantes y de minerales como el calcio, el fósforo y el silicio conviene incluir verduras y hortalizas en la dieta. Por otro lado, se debe priorizar el consumo de azufre, que también ayuda en la síntesis de colágeno. Lo encontramos en alimentos ricos en proteínas como la carne, el pescado, los huevos y lácteos.

La ingesta de ácidos grasos Omega 3 que aparece en pescados azules (salmón, sardina, atún, bonito, caballa) y sus aceites (aceite de hígado de bacalao) es una prioridad en la dieta. Y además tenemos ácidos grasos en los frutos secos y en semillas de lino, sésamo, calabaza o chia.
Menos glamurosos pero ricos en mucopolisacáridos son los pies de cerdo, las orejas de cerdo, la lengua de buey, los callos o codillo de cerdo. Los mucopolisacáridos son como una especie de gel que forma parte de la estructura del cartílago. La desventaja de estos alimentos es que son ricos en grasas saturadas y colesterol. Es recomendable comerlos de vez en cuando, pero no todos los días.
Y bien, esperamos que este artículo te haya sido útil. Recuerda: siempre ante dolor en las articulaciones, ¡bebe más agua!

 

 

Fuente: opkoeurope.com