Beneficios del entrenamiento en grupo.

¿QUÉ BENEFICIOS NOS APORTA ENTRENAR EN GRUPO?

Es bien sabido por todos, que la práctica regular de ejercicio físico aporta sobre nuestro organismo numerosos beneficios  y no sólo desde el punto de vista físico, sino también a nivel psicológico. Mantener una vida activa redunda de manera muy positiva en la salud holística del ser humano, pues desde su origen, e incluso con anterioridad, fuimos creados para “movernos”.

Son muchos los sistemas de entrenamiento o programación de nuestra actividad diaria a los que podemos acogernos, pero, el entrenamiento en grupo reducido, aporta numerosos beneficios y ventajas, a diferencia de otros programas. Entre las principales aportaciones de este a nuestro entrenamiento podríamos destacar la mayor motivación y sentimiento de integración o pertenencia a un colectivo, disminuyendo así el tan temido abandono deportivo.

Además, el entrenamiento grupal, permite llevar a cabo una mejor programación y planificación de nuestro trabajo, fomenta la competitividad entre las personas y ayuda a alcanzar nuestros objetivos con mayor éxito. Todos en algún momento o durante el desarrollo de alguna de las actividades deportivas que hayamos podido realizar a lo largo de nuestra vida, acabamos por preguntarnos o presentar sentimientos y/o pensamientos de abandono, ya sea por falta de motivación, por falta de tiempo o cualquier otra razón.

El entrenamiento en grupo “permite que nuestros objetivos sean conocidos por el entrenador y sea este capaz de individualizar nuestro trabajo, realizar una mayor aproximación a nuestro seguimiento y evolución, además de conseguir que nuestra motivación y adherencia al entreno sea más alta, evitando que nuestra intención de abandono a la práctica se aleje de ser un pensamiento presente en nuestra mente”, explica Antonio Montalvo Espinosa, Doctorando en Ciencias de la Actividad Física y del Deporte, y Mánager de Round Trainning Center Aqualón.

CUANDO NOS PLANTEAMOS LLEVAR A CABO UN PROGRAMA DE ENTRENAMIENTO EN GRUPO PODREMOS OBSERVAR UNA SERIE DE BENEFICIOS:

  • Sentimiento de pertenencia a un grupo.

Todos sabemos que realizar una actividad física conlleva una serie de esfuerzos físicos que, a veces, genera pensamiento negativos o hacen que la propia actividad la concibamos como algo no muy gratificante. Ese esfuerzo o sacrificio llevado de manera aislada por uno mismo llega a convertirse en un hábito algo tedioso. Realizar una actividad física rodeada de compañeros hace que el esfuerzo físico sea más llevadero. Los factores psicológicos, y entre ellos la motivación, que favorecen de manera positiva sobre nuestro estado de ánimo y sobre la percepción del esfuerzo, hacen que logremos percibir la actividad física más llevadera que si nos vemos realizándola a solas, de manera que muy posiblemente podremos realizar un mayor esfuerzo del que realizaríamos si lo hiciéramos de manera individual.

 

  • Programación.

A veces la excusa de la falta de tiempo, o no encontrar un hueco para realizar ejercicio, son uno de los principales inconvenientes que se nos presenta cuando nos planteamos introducir algo de ejercicio en nuestra apretada agenda diaria. Los entrenamientos en grupos reducidos nos aporta la posibilidad de establecer un plan de entreno programado y efectivo en poco tiempo, además de permitirnos realizar una programación en el tiempo, ya sea de manera semanal o mensual, es decir, somos capaces de crearnos un compromiso tanto con el entrenamiento como con el entrenador y con nosotros mismo a fin de alcanzar nuestros objetivos. Esa sensación de “compromiso” que adquirimos con el programa hace que el mero hecho de saber que el entrenador y el grupo nos espera unos días determinados, hace que evitemos “fallarle”. Esto beneficia de manera notable la asistencia a los entrenos, ya que de no asistir a uno de ellos, pasamos de “fallarnos” a nosotros mismos, a “fallarle” al entrenador.

Además, podríamos resaltar que la práctica de ejercicio físico programado y de manera regular dentro de unos horarios estables aporta numerosos beneficios a nivel fisiológicos en nuestro organismo, ya que este logra acostumbrarse a la hora de entrenamientos y nos permite sincronizar nuestro biorritmos

  • Personalización.

Entre los diferentes principios de la teoría del entrenamiento y uno de los más destacables, podemos encontrar el principio de la individualización del estímulo, puesto que no todos necesitamos la misma “dosis” de entrenamiento, pues cada persona es diferente y cada uno somos un mundo distinto. El entrenamiento en grupo nos permite acercarnos a ese principio de individualización en mayor medida de lo que nos puede ofrecer una clase colectiva. El ratio entrenador/usuarios permite una atención más próxima a la individual (aunque para alcanzar este uno a uno, sería imprescindible llegar al grado de un entrenamiento personal) lo que nos permite a los entrenadores poder llevar a cabo con mayor efectividad los feedback necesarios, una mayor corrección de errores así como poder afianzar mejor los logros. El feedback que siente el usuario por parte del entrenador hace que se sienta bien atendido en todo momento, lo que favorece de nuevo el compromiso con el entrenamiento.

El afán de superación es un sentimiento prácticamente innato del ser humano, y en esta sociedad actual, donde la consecución de logros y la mejora puede marcar la diferencia, aun más. El entrenamiento grupal hace que puedas compartir tus mejoras no solo contigo mismo, sino con ese “compañero/rival” con el que compartes tu programa y que con el tiempo vayas queriendo superarte no solamente a ti mismo, sino también a ese compañero con el que te llevas tan bien y que compartís una gran afinidad. El querer superar a otro compañero (metas u objetivos a corto plazo y alcanzables) hace que la progresión y mejora que se dan en tu organismo sean mucho mayor.

  • Beneficio económico.

Toda práctica de ejercicio físico nos va a aportar beneficios, pero también conlleva un riesgo; no todo vale para todos. No todo ejercicio es beneficioso para todo el mundo, por lo que tenemos que tratar de individualizar, como hemos comentado anteriormente. El entrenamiento en grupo reducido nos permite aproximarnos a muchas de esas ventajas de un entrenamiento personal (guardando las distancias), minimizando el gasto económico que este último puede suponer.

En definitiva, el entrenamiento en grupo reducido es la mejor manera de práctica deportiva que nos permitirá tanto mejoras a nivel físico como psicológico. Y si quieres comprobarlo, no dudes venir a Round Trainning Center Aqualón Huelva, dentro de las instalaciones de OKMAS Fitness Club Huelva y prueba con nosotros.

www.okmas.es/huelva