¿Cuál es la mejor forma de quemar calorías, interminables carreras o pesados ejercicios de musculación?

Hasta no hace mucho se daba por bueno el razonamiento de que para quemar calorías y perder kilos era necesario hacer interminables sesiones de cardio a una intensidad baja que te permitiera estar el máximo tiempo posible manteniendo la actividad.

Estos criterios van cambiando en función de los estudios mas recientes. Actualmente la tendencia es la de complementar las sesiones cardiovasculares con sesiones de pesas que permitan crear musculo a la vez que acelera el metabolismo consiguiendo una mayor quema de grasas.

Los ejercicios cardiovasculares, al movilizar grandes grupos musculares toman como fuente de energía las grasas y, en menor medida, el glucógeno. En este caso la quema de calorías es desde el primer minuto pero, con el tiempo se produce una adaptación al ejercicio siendo cada vez más complicado consumir más calorías.

Al utilizar las pesas, la fuente energética principal es el glucógeno por lo que, en principio, el número de calorías que se consumen inicialmente es menor comparadas con las que se consumen con ejercicios de cardio, a la vez que se requiere de mas tiempo de ejercicio para que se intensifique la quema de calorías.

Sin embargo, después de realizar ejercicios de pesas, se inicia un proceso por el cual se aumenta el consumo de oxígeno, lo que implica también un mayor consumo energético. En este caso, con el ejercicio de pesas la recuperación muscular es mayor, lo que provoca que se sigan quemando calorías horas después del ejercicio.

Si ya tenemos claro que la solución es combinar ejercicios de cardio y pesas ¿cómo lo hacemos?

Si realizamos los ejercicios de cardio al principio del entrenamiento estaremos potenciando en primer lugar el consumo del glucógeno que vamos a necesitar después en los ejercicios de pesas. Esto afectará negativamente a nuestro rendimiento y no nos va permitir realizar un entrenamiento intenso al estar la musculatura fatigada.

En cambio, si lo hacemos al contrario, es decir, primero las pesas y luego el cardio, obligamos al cuerpo a utilizar como energía la grasa ya que el glucógeno lo habremos consumido al principio del entreno.

Todo esto permite que el consumo de calorías sea mucho más completa que si lo hicieras al contrario. En definitiva, si vas al gimnasio a entrenar prueba a hacer primero tu rutina de pesas y luego tu clase de ciclo indoor.