Ante una lesión o dolor: ¿Entrenar o reposo?

Tengo una lesión o dolor y no sé si debo hacer deporte.

Muchos de nosotros entendemos el deporte como un medio de superación y que sin sacrificio, no hay recompensa. No hay que confundir sacrificio con dolor y aún menos con lesión. Debemos conocer las limitaciones personales realizando tests que nos ayudarán a saber hasta qué límites podemos llevar nuestro cuerpo ya que un entrenamiento mal planificado puede hacer que la ansiada recompensa nunca llegue. Esto puede desencadenar en una lesión o en un dolor que no sabemos cómo ni por qué ha aparecido.

En este post hablaremos sobre qué hacer cuando una lesión o dolor aparece.

Cuando la lesión o el dolor aparecen…

Cuando una lesión o dolor aparece, el deportista sufre tanto a nivel corporal como a nivel psicológico, ya que las horas de entrenamiento parecen no haber servido para nada. Normalmente el deportista deja de entrenar frenando en seco la consecución de sus objetivos.

Antes de seguir entrenando deberemos consultar con especialistas en la actividad física. Ahora bien, ¿A quién me dirijo cuando siento molestias o tengo una lesión que me impide realizar actividad física?.

  • En primer lugar deberemos acudir a un médico deportivo para que diagnostique la lesión y su alcance.

  • En segundo lugar y una vez sepamos a qué nos enfrentamos, nos dirigiremos a un fisioterapeuta especializado en actividad física y deporte. Con el deberemos curar la zona afectada así como. Antes de terminar esta fase, entraría la función del entrenador personal o también llamado readaptador deportivo que realizará la puesta a punto de la persona para su vida diaria y para realizar la práctica de la actividad física. Además, su función, entre otras, deberá ser la de ayudarnos a
    prevenir todo tipo de lesiones que se den en nuestro día a día relacionado, o no, con la práctica de nuestro deporte. Las sub-fases del trabajo con un entrenador personal o readaptador deportivo no son otras que el  trabajo de la fuerza, flexibilidad, propiocepción y del trabajo de la habilidad deportiva.

 

Claves para la recuperación de una lesión deportiva o cuando sufrimos algún tipo de dolor 

      1. Descanso sí pero SIEMPRE ACTIVO.

Este aspecto, en mi opinión, es el aspecto clave de una recuperación. Ante una lesión o dolor solemos hacer caso a la primera persona que nos dice “Reposo y tiempo al tiempo” ya que lo más cómodo es tumbarse en la cama y dejar pasar el tiempo. Esto no se recomienda salvo en casos extremos. Un reposo total nos llevará a la pérdida total o parcial de la musculatura de la zona que está e incluso que no está afectada. Además, la desmotivación nos llegará por sorpresa y empeorará aún más la situación.

En las primeras fases tendremos que seguir entrenando, dentro de las posibilidades, con un entrenador personal para trabajar la musculatura que no ha sido afectada. Una vez hayamos eliminado el dolor (parcial o totalmente) y recuperado la función normal de la zona afectada, tendremos que entrenar la zona afectada     

   2. Creer y apostar por la profesionalidad.

Hoy día y cada vez más existen profesionales especializados en lesiones y en la actividad física relacionada con la salud y la readaptación. Un equipo multidisciplinar no es otro que el que está formado por el médico deportivo, un fisioterapeuta y el entrenador personal. Estos son los tres pilares básicos sobre el que se sustenta una buena recuperación.

Si confiamos en estas tres bases, ahorraremos tiempo, trabajo, dinero y sobre todo, ganaremos calidad de vida. Mientras que una persona con una lesión, como por ejemplo, operación quirúrgica de peroné, recupera en un tiempo estimado de 4 meses para estar casi al 100%, una persona pasando por estas tres fases puede estar incluso a los dos meses en pista.

Recuerda siempre que no se necesitan muchas horas de entrenamiento, simplemente se necesita calidad.   

   3. La motivación y la actitud positiva son fundamentales.

No nos queda otra que dejar de lado la actitud negativa. No va a solucionar nada pensar el por qué nos pasa a nosotros simplemente porque nunca nos haya pasado nada. Una lesión es un proceso lento pero abandonar no lo hará más rápido. Hay que luchar ya que si no cuidamos nuestro cuerpo, ¿Quién lo hará?.

Consejos y artículo de Alejandro Ruiz Guillén
Grado en Ciencias de la Actividad Física y Deporte por la UCA

Entrenador personal de OKMAS y WIEMSPRO (electro-estimulación)

okmas