La inactividad en la población española

Evolución e importancia de la inactividad

La mejora de factores tales como: la fuerza muscular, la capacidad aeróbica, rendimiento deportivo, el bienestar y la capacidad funcional, se asocian con mejoras en la calidad de vida, reducción de la mortalidad y menor riesgo de desarrollo de enfermedades relacionadas con la calidad de vida. Pero: ¿realmente estamos realizando suficiente actividad física, como para mejorar los factores anteriormente nombrados, o es más fuerte la inactividad?

Estudios como Koster et al., 2012; Santilia et al., 2006, que la cantidad de actividad física desarrollada a lo largo del día es inferior a la recomendada para mantener la salud o la condición física. Cada vez nos acercamos más a un estilo de vida sedentario, incrementando el riesgo por muerte prematura. Según la OMS, el sedentarismo se ha convertido en una amenaza aún mayor para salud humana que el tabaquismo o la obesidad, quedándose sólo por detrás de la hipertensión y el exceso de glucosa en sangre.

Las enfermedades crónicas tales como la diabetes, hipertensión, cáncer, obesidad…, pese a tener un componente genético relevante, estas se pueden prevenir con cambios en el estilo de vida, como la práctica de actividad física. Un estudio publicado por Lee et al., (2012) donde evaluaron los efectos de la inactividad física en la carga de enfermedades cónicas en todo el mundo. Los autores de dicho estudio encontraron que aproximadamente una carga de enfermedad del 6% para la enfermedad coronaria, 7% diabetes tipo 2, 10% cáncer de mama y 10% para el cáncer de colon. Este mismo estudio mostró que se podría evitar más de 533.000 y 1.3 millones de muerte si la inactividad física se redujera en un 10% o 25% respectivamente.

Si observamos la imagen que viene a continuación, vemos cómo en 2010, entre el 30-35% de la población de nuestro país no cumplía con las recomendaciones de actividad física propuesta por la OMS.

Datos de 2014, muestra que el porcentaje de personas inactivas se ha visto reducido en los últimos años en nuestro país según un estudio de la unión europea. Pero como podemos ver, sigue por encima de la media europea.

Si analizamos el % de españoles inactivos, son las mujeres la que menos actividad física realizan semanalmente. Históricamente las mujeres han realizado menos actividad física en su tiempo de ocio en comparación con los hombres, además de su afiliación y practica de alguna modalidad deportiva. Pese a que en los últimos años, el número de mujeres inactivas se va visto reducido (ver siguiente imagen), sigue siendo mayor en comparación con los hombres. Desde otro punto de vista, y viendo la afiliación a la actividad física de las mujeres españolas, vemos que ha descendido levemente en los últimos años, pero su descenso ha sido menor que los hombres que realizan actividad física.

A modo de conclusión, independientemente de la edad, género, nivel adquisitivo, etc., el ejercicio físico regular ha demostrado reducir el número de fallecimiento por enfermedades coronarias, crónicas…, incluso actuando como agente recuperador, lo que nos da la posibilidad de nombrar al ejercicio físico como la medicina del siglo XXI. Además, reduce el gasto sanitario invertido en atención primaria en nuestros hospitales y centros de salud. Desde el Área de Salud y Readaptación OKMAS apostamos por una vida saluda y activa que reduzca el riesgo de lesiones y/o patologías en las personas.

Fdo: Luis Teba del Pino (Dir. TécnicoASR)